🍽️Nutrición

Rate this post

Nutrición

Cuando vemos a una persona con mejor o peor aspecto físico, siempre es inevitable asociarlo a una buena o mala nutrición. Muchas de las personas del tercer mundo, desgraciadamente se encuentran desnutridas y es precisamente por eso por lo que sufren de tantas enfermedades y cuentan con una esperanza de vida más baja. Sin embargo, tal vez sepas muy poco acerca de lo que es la nutrición y es por eso que desde aquí, te vamos a tratar de enseñar lo que es la nutrición y sobre todo, la importancia que tiene el comer saludable, empecemos.

¿Qué es la nutrición?

En primer lugar, lo más importante por lo que debemos de empezar, es no confundir nunca la nutrición con la alimentación. La nutrición está definida por la Organización Mundial de la Salud como la ingesta de alimentos en relación a las necesidades dietéticas del organismo. Por este motivo, una buena nutrición sería aquella que cubre todas las necesidades de la dieta y que se combina con el ejercicio físico para disfrutar de un estilo de vida saludable.

Como te puedes imaginar, si consumes de forma regular productos de bollería industrial, te estarás alimentando pero sin embargo, tu nutrición será bastante deficiente puesto que no estarás cubriendo todo lo necesario en tu dieta y sobre todo, estarás creando varios excesos, en este caso, de azúcar entre otros.

Básicamente, a través de la nutrición estaremos consumiendo el alimento necesario que nuestro cuerpo necesita para conseguir energía, curar heridas y mantenernos en estado de alerta. De esta forma, una buena nutrición, será un buen sinónimo de buena salud.

¿Qué tipos de nutriciones existen?

Todos los organismos vivos, necesitan de una buena nutrición para poder sobrevivir, desde un árbol, hasta un perro, pasando por nosotros, el ser humano. En este sentido, como te puedes imaginar, dependiendo del tipo de ser vivo al que nos refiramos, la nutrición puede cambiar y por este motivo, nos encontramos con dos tipos de nutrición diferentes, la autótrofa y la heterótrofa.

La nutrición autótrofa es aquella nutrición en donde el propio ser vivo, es quien produce su propio alimento por lo que es capaz de nutrirse el mismo. Uno de estos ejemplos sería el de las plantas en donde a través del proceso de fotosíntesis, son capaces de generar su propia nutrición. Otros seres vivos más pequeños como las bacterias, también son autótrofas, pero el tipo de nutrición más habitual, que más estamos acostumbrados a ver y al que nosotros pertenecemos, sería el de la nutrición heterótrofa.

La nutrición heterótrofa es aquella en donde los seres vivos que la practican, necesita de una fuente externa de alimentos. El caso de un animal salvaje que tiene que cazar a su presa para poder nutrirse o sin ir más lejos, el del propio ser humano. Nosotros no producimos nuestra propia alimentación si no que tenemos que conseguirla de forma externa. En este sentido, dieta y nutrición irían de la mano puesto que como hemos visto antes, podemos alimentarnos a base de pasteles pero el tiempo acabará dando la razón a la importancia con la que cuenta la nutrición. En este apartado de nutrición heterótrofa, podemos diferenciar también diferentes apartados, los más conocidos carnívoros, herbívoros y omnívoros, dependiendo del tipo de alimento que necesita para nutrirse.

¿Cómo funciona una nutrición?

La nutrición se lleva a cabo a través de una serie de procesos que siempre se dan en un orden determinado. En primer lugar, el más básico de todos, es el de la ingestión, proceso a través del cual el alimento entra en nuestro cuerpo para que a través de la digestión, se procese y se transforme en todas aquellas sustancias importantes y necesarias para el funcionamiento de nuestro cuerpo.

El metabolismo será el proceso que se dará dentro de las células de nuestro cuerpo a través del cual transformaremos esos alimentos consumidos en energía y por último tendrá lugar la excreción que es el proceso a través del cual se expulsa la materia hacia el exterior.

Todos estos pasos son necesarios en cualquier nutrición que se precie y en resumen, componen la forma necesaria de transformar el alimento en todos aquellos nutrientes necesarios para poder seguir desarrollando nuestra actividad como ser humano y que nuestro cuerpo funcione de la manera adecuada.

¿Qué debemos hacer para tener una buena nutrición?

Si llevamos a cabo una alimentación equilibrada y no tomamos diferentes alimentos en exceso, probablemente no tengamos ningún problema para disfrutar de una buena nutrición. Sin embargo, es importante siempre consultar a un nutricionista acerca de que alimentos pueden ser buenos para nuestra dieta y de esta forma, modificar un poco nuestra dieta de acuerdo a las indicaciones.

Es importante saber que no todos los cuerpos son iguales ya que estos no reaccionan de la misma forma. Diferentes personas con distintos tipos de metabolismo, no tendrán la misma reacción hacia diferentes alimentos que otras personas. En resumidas cuentas, la comida que a uno le puede hacer engordar con facilidad, a otra persona puede que no le afecte en absoluto.

Llevar una alimentación equilibrada

Llevar una alimentación equilibrada será la forma perfecta de ser más fuerte contra las enfermedades y gozar de un mejor estado de salud. Como te puedes imaginar, hacen falta una buena cantidad de nutrientes como el fósforo, calcio o vitaminas entre otros, por lo que será recomendado comer un poco de todo, desde verduras y legumbres, hasta fruta y carne.

Así mismo, una buena nutrición, debería de ir acompañada de una cierta cantidad de ejercicio diaria. Si no practicas ningún deporte, intenta alargar un poco los paseos o hacer algo de ejercicio en casa, con hacer unos 30 minutos al día, es más que suficiente. De esta forma, tendremos unos músculos y huesos más fuertes y también mejoraremos el sistema inmunológico por lo que será más raro que nos pongamos malos.

En definitiva, una dieta equilibrada y algo de ejercicio es la mezcla perfecta para tener una buena nutrición. Si cumples estos dos propósitos a rajatabla, puedes darte algún día un pequeño capricho y comer algún que otro bollo, siempre que lo hagas con moderación y teniendo en cuenta tu dieta recomendada, no habrá ningún problema.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies